taxis2

Transportistas autónomos

Desde el 1 de enero de este año los transportistas autónomos se han visto aliviados con la medida tomada por Hacienda, al elevar el umbral de facturación, que era de 150.000 euros anuales, a 250.000 euros al año. Aunque parezca una medida marginal, esto permitió continuar trabajando a más de 100.000 transportistas.

taxis2

Todos sabemos que el coste del carburante representa el 40% de los costes directos de explotación de un transportista autónomo, pero ellos no sólo se enfrentan a este problema, también hay otros más, que veremos a continuación.

La problemática del transportista autónomo

Los transportistas autónomos, no sólo se han visto afectados de forma dura por la problemática de los impuestos, sino también, por una serie de otros factores que son comunes a casi todas las pymes, y que en su caso, se agravan por el menor acceso a fuentes de financiamiento, recursos humanos y técnicos.

Los problemas financieros

Los transportistas autónomos, se ven enfrentados a diario con el problema del financiamiento, ya que si quieren cambiar su carro, deben ir a la banca, que no les otorga créditos porque no cuentan con avales, y por lo general exigen algún patrimonio para garantizar el pago.

Para este segmento de pymes, resulta muy complicado obtener financiamiento del sector privado, como pueden ser los business angels o los inversionistas. Se añade a esto la obligación de pagar el IVA a Hacienda aunque no haya cobrado a su cliente, y aunque se haya creado la medida del IVA Caja para solucionar esa situación, lo cierto es que de soluciones no se ve nada.

La tarifa plana de 50 euros para el primer año puede que alivie a algunos sectores, pero en el caso del transporte, los que llevan más tiempo tienen que pagar mucho más, todo esto sin contar con que los transportistas autónomos, se ven enfrentados a diario al problema de la falta de liquidez para hacerse cargo de sus pagos.

Los problemas de gestión

Sumado a lo anterior, los transportistas autónomos tienen limitantes originadas por su formación, debido a que no han tenido el tiempo de hacerlo por dedicrse al negocio, y lo caro que les resulta hacerlo. Están los problemas de acceso a las nuevas tecnologías por falta de conocimientos, tiempo de aprender y la voluntad de invertir recursos en algo que no conocen.

Lo peor de todo, es el bajo acceso a buenos recursos humanos que puedan retener en su empresa, ya que los costes laborales y los convenios colectivos elaborados antes de la crisis, crean condiciones que no pueden cumplir los autónomos.

autonomo

Los transportistas autónomos, se han visto afectados también con la competencia de los transportes informales que han aparecido en el último tiempo y que ayudados con las nuevas tecnologías, les han quitado clientes, haciendolos cada vez menos competitivos.

La desprotección del autónomo

Finalmente, un transportista autónomo, tiene que enfrentarse a una menor protección social, ya que tinde a cotizar por el mínimo, haciendo que tengan jubilaciones bajas. Tienen una mala calidad de vida, ya que para ganar lo mismo que antes, ahora tienen que hacer más horas de trabajo y estresarse.

Hay poca relación con la familia, debido a las largas jornadas laborales, a lo que se suma el aislamiento social debido a la falta de tiempo, y finalmente está el problema de la imagen social, que aún con leyes como la Ley de Segunda Oportunidad, que debería permitir volver a emprender luego de haber quebrado, no se ve mejorada.

Deja un comentario