motivacion

Tipos de motivación empresarial

La motivación se define como aquella fuerza que mueve a las personas a actuar de determinado modo, llevándolas a actuar de un modo específico. Hay dos tipos de motivación básicos que todas las empresas deben tener en consideración a la hora de elaborar un plan de desarrollo. Una es la motivación intrínseca y otra es la motivación extrínseca. Veremos a continuación de qué se trata cada una y algunos ejemplos para impulsarla.

motivacion

Tipos de motivación

Motivación Intrínseca: Este tipo de motivación obedece a los deseos internos del individuo, que puede llevarlo a aportar ideas, a mejorar su puesto de trabajo y hacer bien las cosas obteniendo con esta conducta una alta satisfacción personal.

Motivación Extrínseca: Responde a estímulos externos, como podrían ser el pago de bonos por cumplir metas o horarios, y premiar ciertas conductas. A diferencia de la motivación intrínseca, este tipo de motivación no nace desde el interior del individuo, sino que responde a un estímulo externo que actúa como un elemento que satisface alguna necesidad.

El desafío de las empresas

Motivar a los empleados es un desafío clave de las empresas, en el cual les conviene invertir, porque se ha demostrado en diversos estudios que tener trabajadores motivados significa aumentar la productividad y mejorar el ambiente laboral, disminuyendo enfermedades y costos por licencias médicas a la empresa.

Como herramienta para elevar la motivación se ha insertado con gran éxito el coaching, por los buenos resultados que consigue al poder definir qué mueve a cada individuo en una organización, a sus ejecutivos y alinear esas motivaciones personales con los objetivos clave de la empresa.

Cuando se consigue alinear las motivaciones de las personas con el objetivo global de la empresa, se consiguen resultados óptimos, a nivel humano y económicos.

motivacionempresarial

¿Cómo motivar a los empleados?

Una vez que se tiene una radiografía completa de la empresa, sus trabajadores y ejecutivos, y se conocen sus puntos débiles, es posible definir algún plan motivacional, que puede incluir elementos tales como:

Marcar metas y objetivos: Cada trabajador debe tener metas y objetivos posibles de cumplir en su puesto de trabajo y de modo grupal. Las metas y objetivos deben ser fáciles de medir y posibles de conseguir, de modo que el trabajador se encuentre motivado para conseguirlos.

Incentivos y premios: Hay diferentes formas de premiar a los trabajadores que van cumpliendo las metas. Algunas de ellas pueden ser económicas, pero también puede ser con apoyo para proseguir estudios, un viaje, o algo que sea acorde a la personalidad de ese empleado.

Mejores condiciones de trabajo: Cualquier trabajador se sentirá bien valorado y motivado si tiene buenas herramientas de trabajo. Cada cierto tiempo debe hacerse un diagnóstico que evalúe las herramientas que se están utilizando. Muchas veces implantar un nuevo software o instalar un nuevo computador puede solucionar grandes problemas de desempeño para un empleado, ayudándolo a rendir más y mejor. Hay veces que las empresas no se dan cuenta que utilizar métodos de trabajo obsoletos hace que utilicen más horas hombre y tengan a un trabajador desmotivado por la lentitud con la cual desarrollan su trabajo. Con este tipo de problema se puede generar una alta rotación de personal.

La fórmula motivacional correcta dependerá de cada empresa, y determinar esa fórmula es un trabajo que debe efectuar cada una. Todos hemos visto en más de alguna oportunidad un empleado desmotivado que sólo llega a su empresa porque necesita cobrar a fin de mes y todos sabemos que eso no es saludable para nadie.

Deja un comentario