despido

Tipos y causas de despido

Los despidos son la decisión de la empresa en poner término a la relación laboral que tiene con el trabajador. Hay despidos de varios tipos, entre ellos está el disciplinario, que se produce cuando ha existido un incumplimiento grave de las obligaciones por parte del trabajador, el despido objetivo, que se permite en la ley por causas económicas, técnicas o de producción, y también están los despidos colectivos.

Veremos a continuación, cuando son procedentes o no cada uno de estos despidos, y veremos que implicancias tienen las causales de despido con las prestaciones de empleo.

despido

El despido disciplinario:

Este tipo de despido, se produce cuando el trabajador ha incumplido de modo grave con sus obligaciones. El estatuto de los trabajadores, en el artículo 54 enumera los incumplimientos graves como se indica a continuación:

  • Faltas repetidas e injustificadas de asistencia al trabajo, o repetida impuntualidad.
  • Mostrar indisciplina o desobediencia en el trabajo.
  • Ofender verbalmente o físicamente a las personas que trabajan en la empresa, y a la empresa misma.
  • Transgredir la buena fe contractual, abusar de la confianza en el desempeño del trabajo.
  • Disminuir de forma voluntaria y continuada el rendimiento en el trabajo normal o pactado.
  • Llegar en estado de ebriedad o bajo los efectos de sustancias tóxicas que afecten el desempeño del trabajador.
  • El acoso por causa racial, étnica, de religión o convicciones, discapacidad, edad u orientación sexual y el acoso sexual.

El despido disciplinario será procedente, cuando las causas del despido se puedan demostrar, de lo contrario será improcedente. Se considerará un despido nulo, cuando se fundamente en causas de discriminación prohibidas en la Constitución, como por ejemplo, despedir a un trabajador por su religión o nacionalidad.

¿En qué afecta que sea un tipo o otro de despido?, aunque parezca ser algo irrelevante para el común de las personas, la causal de despido es muy importante, ya que de ella depende la indemnización. Si el despido es procedente, el empleador no deberá pagar indemnización. Si fuese un despido improcedente, a empresa podrá optar en la recontratación del trabajador o el pago de la indemnización. La indemnización deberá ser de 33 días de salario por cada año trabajado, con un tope de 24 meses. En el caso de los contratos anteriores al 12 de febrero del 2012, lo trabajado a la fecha se indemnizará con 45 días de salario.

Si se trata de un despido nulo, se debe recontratar al trabajador en el mismo puesto de trabajo, pagándose todos los salarios que dejo de percibir desde que fue despedido.

despidolaboral

El despido objetivo:

Este tipo de despido es el que extingue el contrato de trabajo debido a causas económicas, técnicas, organizativas o de producción. Todas estas causas se explicitan en el artículo 52 del estatuto de trabajadores.

Una empresa que esté mostrando pérdidas económicas mes tras mes, puede ir extinguiendo contratos aludiendo a esta causal. Pero aún asi, el trabajador podrá apelar y el despido podrá ser considerado procedente, improcedente o nulo, si acude a la vía judicial para impugnarlo.

El despido objetivo origina una indemnización de 20 días de salario por cada año trabajado, con un máximo de 12 meses. Cuando el trabajador reclama por este tipo de despido, el peso de la prueba recaerá sobre la empresa, que deberá probar que el despido se debe a las causales indicadas.

El despido colectivo:

Este despido se refiere a aquel que afecta a varios trabajadores dentro de la misma empresa. La cifra de trabajadores despedidos puede llegar al 10% cuando en la empresa trabajan entre 100 y 300 personas.

Este despido se indemniza igual que el despido objetivo, con un mínimo de 20 días de salario por año trabajado, con un tope de 12 meses.

Cuando el trabajador no esta conforme con su despido, puede impugnarlo judicialmente, y debe hacerlo antes de 20 días hábiles, a través de la papeleta de conciliación. El juez será quien determinará si el despido fue procedente, improcedente o nulo.

El despido verbal:

Se produce cuando la empresa no comunica por escrito el despido y lo hace verbalmente. En estos casos el trabajador debe reclamar dentro del plazo de 20 días hábiles, en el Servicio Público de Mediación, Arbitraje y Conciliación competente.

El despido tácito:

Es muy similar al despido verbal, con la diferencia que en este caso, se vulneran derechos en los trabajadores, ya que se les impide ingresar a la empresa, o se le comienza a quitar el trabajo. El problema es determinar la fecha exacta en que se inició esta clase de despido, por esta razón el trabajador debe hacer la denuncia apenas tenga certeza que se le está privando de su derecho a trabajar.

 

Deja un comentario