equipos-de-trabajo

10 consejos para motivar equipos

Por estos días, la competitividad lo es todo, poniendo el foco en la productividad eficiente en todo sentido. Aunque existan numerosas metodologías para conducir a las personas que conforman un equipo, a un rendimiento excepcional, la excelencia operativa requiere de mucho más que de buenos equipos y sistemas TI.

equipos-de-trabajo

El capital humano es fundamental, y este debe ser preparado y mantenido, considerando que aplicar el látigo, los estudios de tiempo y movimiento obsesivos sólo provocan resultados contraproducentes, ya que los empleados sin sentido de identidad y pertenencia con el éxito de la empresa, no lograrán llevar las metas a buen término.

10 Pasos para motivar a tu equipo de trabajo

1. Establecer un protocolo claro de metas y expectativas

Hasta el equipo más eficiente del mundo tendrá dificultades para lograr metas si éstas no están claras desde el inicio. De la misma forma, contornear los parámetros de tu propia relación con el equipo es indispensable.

Siempre que sea posible, cuantifica los objetivos y funciones que estableces para tu equipo. Por citar un ejemplo, si la empresa debe cumplir con una cuota de producción dentro de un período de tiempo, es fundamental que el equipo sepa lo que se espera de cada uno de ellos, de modo individual y como equipo. Esto evitas las fricciones innecesarias cuando no se consigue la cuota, y es una inyección moral automática cuando el equipo excede el cumplimiento de la cuota.

2. Evitar los mensajes vagos

Un administrador eficaz tiene que entender muy bien cómo reforzar el comportamiento positivo, desalentando el comportamiento no deseado. Los miembros de un equipo pueden ser más complicados que los perros de Pavlov, por ello hay que ser consistentes con las metas y resultados asignados.

3. Ofrecer incentivos sólidos

Del mismo modo que los objetivos deben traducirse en números, la recompensa debe ir relacionada al cumplimiento de estos objetivos. Cuando el equipo logra superar la cuota de producción asignada como meta, hay que compartirles las utilidades. Este sistema ha demostrado aumentar la productividad en un 1.000%.

4. Criticar el privado y aplaudir en público

Cuando se va a dar retroalimentación al equipo, hay que considerar que el contexto puede ser tan importante como el contenido. Avergonzar a un empleado delante de sus colegas sólo empeorará el problema. Por lo mismo, verbalizar la aprobación y las felicitaciones de un trabajo bien hecho en frente de los colegas es un buen incentivo para continuar.

5. Facilitar la interacción de los trabajadores

Muchos estudios han demostrado que cuando un conjunto de individuos se identifica como grupo, se eleva la productividad, por lo tanto hay que alentar la interacción y participación entre ellos al máximo posible. Esto podría significar rediseñar el área de trabajo para permitir que los compañeros hagan bromas, y acuerden salidas extracurriculares.

6. No ignore las necesidades de sus empleados

La sensación de bienestar de un equipo es crucial para maximizar el rendimiento, así que asegúrense de cumplir con esto en todos los niveles. La sensación de bienestar tiene que ver con espacios de trabajo estéticamente agradables y seguros, donde se sienta satisfecha la necesidad humana de sentirse seguros y apreciados por los demás.

7. Predicar con el ejemplo

Dar discursos que propendan a obligar a hacer horas extras a los empleados, cuando el jefe sale a tener almuerzos ejecutivos de modo regular, no contribuye a levantar la moral.

8. Fomentar la variedad

Cambiar los tipos de trabajos a efectuar por cada miembro del equipo es una forma de evitar el aburrimiento. Cuando los trabajadores ven en su vocación una cinta sin fín, su eficiencia se resiente.

9. Busca retroalimentación

Es necesario dar feedback a los miembros del equipo, de modo que se sientan escuchados y valorados en sus ideas. Siempre hay que hacer sentir a los integrantes del equipo como parte integrante y valiosa en la dirección de la empresa.

10.  Sé consciente de tus emociones

Los trabajadores rara vez responden bien a los jefes irritables, negativos o maníacos. Siempre un jefe debe mantener la calma en las situaciones difíciles, de modo que se refuerce la confianza de los integrantes del equipo. Un buen jefe debe reforzar a su grupo aplicando habilidades de liderazgo y productividad.

productividad

11.  Establece una comunicación efectiva

Comunicarte con tu equipo de manera efectiva es clave para mantener la eficiencia en general. Un equipo que carece de motivación nunca es eficiente, mientras que una empresa que invierte en equipos y procesos de clase mundial no es capaz de funcionar de manera competitiva si los integrantes están descontentos o no están trabajando de manera cohesiva y bien integrada.