felicidad trabajo

Ambiente laboral positivo

Los ambientes laborales positivos tienen consecuencias muy saludables para los empleados, que aparte de afectar su capacidad de trabajo en sí, afectan su disposición a trabajar.

felicidad trabajo

Por ambiente de trabajo, se entiende todo lo que forma parte de la participación de los empleados en sí, tales como la relación con los compañeros de trabajo y los supervisores, la cultura organizacional, el espacio que se da para el desarrollo personal, etc.

¿Debes preocuparte del buen ambiente laboral?

Definitivamente sí, cada vez que se realice un cambio de rumbo profesional, hay que indagar en el ambiente laboral donde te vas a desenvolver, ya que un ambiente laboral positivo, hace que los empleados se sientan bien de ir a trabajar, y esto les proporciona la motivación suficiente para sostenerlos durante el día.

Si te encuentras buscando un nuevo trabajo, evaluar el entorno es crucial, ya que es en esa empresa a la que postulas donde podrías estar arrastrándote a ti mismo a trabajar todos los días.

¿Qué cualidades evaluar en un nuevo trabajo?

Las cualidades que veremos a continuación son bastante genéricas y apreciadas por casi todos los empleados y empleadores. Aquí veremos, cómo se desarrollan estas cualidades en la empresa, a fin que investigues de su existencia en el empleo al cual postulas.

1. Comunicación transparente y abierta

Una comunicación transparente y abierta implica que el empleado sienta que lo que dice tiene valor. Cuando los empleados sienten que pertenecen a la organización, ésta se vuelve significativa ya que estos saben que su contribución afecta los resultados de la empresa.

verifica que a los empleados se les habla acerca de la filosofía de la empresa, su misión y sus valores, aunque sea de vez en cuando, en los retiros, reuniones y otras ocasiones, para asegurarse que todo el mundo sabe que trabaja por algo más que por su cheque de fin de mes.

Cuando se tiene en cuenta los puntos de vista y perspectivas de la gente sobre cómo lograr los objetivos de la empresa, se hace más fácil involucrar a la gente con la razón de ser de la empresa y generar un compromiso con ella.

2. Dar y recibir ideas

Cuando se produce una comunicación abierta y bidireccional, se descomponen los obstáculos en las organizaciones jerárquicas o burocráticas. Como resultado de todo esto, se promueve la confianza en las interacciones del día a día entre compañeros de trabajo, así como entre subordinados y supervisores.

Todo el mundo se vuelve más unido con la misión organizacional en mente, se produce un respeto mutuo entre los empleados cuando entre ellos comienzan a fluir las ideas que propenden a mejorar los procesos de trabajo.

3. Equilibrio trabajo y vida personal

Para que haya un buen ambiente laboral, es necesario que exista un equilibrio entre el trabajo y la vida personal, ya que tener esa sensación e equilibrio mejorará la satisfacción laboral de los empleados.

Sólo cuando los empleados sienten que están cumpliendo con sus diferentes necesidades y objetivos de vida personales, que involucran a sus amigos, familias y vida espiritual es que pueden sentirse más seguros de sí mismos y efectuar su mejor esfuerzo en el trabajo.

Conciliar el trabajo con la vida personal promueve la creatividad y la generación de nuevas ideas y líneas de pensamiento.

4. Formación y desarrollo

Hoy que el cambio es mayor que nunca, es necesario que las empresas puedan mantenerse al día con esos cambios y formen a sus empleados en consecuencia. Por citar un ejemplo, la tecnología está evolucionando tan rápido, que las organizaciones de hace 10 años atrás ya han quedado obsoletas en este aspecto.

La adaptación al cambio es una necesidad de las empresas y de los individuos que la componen, para que exista un equilibrio.

Hay 2 tipos de habilidades que deben desarrollar en los empleados: las habilidades técnicas y las habilidades blandas.

Las habilidades técnicas: Se hacen ver cuando la productividad en el trabajo se ve incrementada de modo proporcional a esas habilidades, por ejemplo, conocer el modo de gestionar una base de datos.

Las habilidades blandas: Son habilidades interpersonales que podrían afectar la moral de la organización.

Un ambiente de trabajo positivo permite mejorar la eficiencia e infundir actitudes positivas entre los empleados.

5. Reconocer el trabajo duro

Es necesario que existan recompensas para fomentar ciertos comportamientos en las personas. Esto se conoce como el refuerzo positivo.

Las recompensas no necesariamente tienen que ser monetarias, a veces basta con un simple reconocimiento verbal de parte de un supervisor para estimular la motivación de los empleados, que se esforzarán por dar lo mejor de sí mismos.

Reconocer y verbalizar el aprecio hacia el trabajo de los empleados es gratis y es algo que todos los gerentes debieran hacer.

happy

6. Espíritu de equipo

En tiempos difíciles es cuando más unido debe estar el equipo de trabajo, generándose con ello un sentido de unidad que permite hacer frente a cualquier problema que aparezca afuera.

Inculcar un espíritu de equipo nunca es fácil, porque implica aceptar y tolerar las diferencias y perspectivas, además de los estilos de trabajo entre cada compañero de trabajo. Lo verdaderamente importante es que todos trabajen hacia un objetivo común, que trascienda a las diferencias.

7. Salir de copas

Con las actividades extra laborales el equipo puede enfocarse en los aspectos positivos de cada miembro y dejar de ver tan fuertemente los aspectos negativos. Para que un ambiente de trabajo sea sano, debe celebrarse eventos grupales en favor de cada miembro del equipo, como por ejemplo los cumpleaños. Lo que se intenta transmitir con esta idea es que, básicamente todo lo que se haga, debe hacerse como equipo.

Deja un comentario